Vitamina C con poder antioxidante

De sobra el conocido el efecto antiage que la vitamina C tiene en nuestra piel. Su alto poder antioxidante previene el envejecimiento celular evitando la aparición de arrugas y los signos de la edad.

Gracias a su capacidad para aumentar la síntesis de colágeno lucha contra todos los signos de la edad, aportando a la piel un tono más uniforme, luminosidad y juventud.

Además la vitamina C es el tratamiento ideal para pieles con manchas, léntigos o melasmas gracias a su facultad despigmentante.